20 de agosto de 2015

Hojaldres de pavo y queso


Llevo todo el verano haciendo lo imposible por no encender el horno, pero hay preparaciones en las que no opciones posibles, bueno en este caso quizá si, pero la fritura del hojaldre ya sería añadir calorías extras a estos palitos rellenos que pavo y queso.

El hojaldre es mi masa preferida, tan versátil, tan fácil de cocinar, con ese sabor a mantequilla que la hace única  y finalmente el premio al hornear de esas miles de hojas que crujen en cada mordida.

Debo confesar, que solo tome dos, uno de cada sabor, saltándome la dieta a la torera, pero un día es un día y no puedo resistirme a unos bollos recién horneados, ya sean salados o dulces.

Relleno de dulce, salado o simplemente horneado tal cual, el hojaldre es la base perfecta para cualquier preparación.

Una sola vez tuve la osadía de hacer hojaldre en casa y puedo asegurar que fue la primera y la última.
El mercado actual, nos ofrece una amplia gama de hojaldres, refrigerados o congelados. Unos de mejor calidad que otros, solo nos tendremos que fijar en las etiquetas y elegir el que realmente esté preparado con mantequilla, como en todo en alimentación hay buenos productos, regulares y malos.

Pienso que no compensa el trabajo que da hacer un buen hojaldre, los comerciales son geniales y económicos y los tenemos estirados y listos para utilizar.

Por descontado, siempre que sean de buena calidad, no merece la pena ahorrar unos pocos céntimos a la hora de comprar hojaldre preparado.

Sin querer hacer publicidad de la marca, hasta el día de hoy la masa de hojaldre refrigerada que más me gusta es la de Lidl. Hay algunas congeladas que están muy bien también, pero me molesta mucho el formato en que nos las ofrecen.

Prefiero las que vienes estiradas y enrolladas en papel satinado. a la hora de manipularlas, no se rompen, no se pegan , cosas que nos facilita el trabajo a la hora de su manipulación.

Una receta  lejos de ser original, creo que como aperitivo o como complemento de una comida es una delicia. Además con el extra añadido de lo sencillos y baratos que son de preparar , os dejo mi versión de hojaldres salados.


INGREDIENTES
2 láminas de hojaldre
lonchas de fiambre de pavo
Queso rallado Emmental
1 huevo batido
Almendra laminada


PREPARACIÓN
Precalentamos el horno a 200º

Una preparación tan fácil como extender sobre la encimera una lámina de hojaldre dejando debajo el papel satinado que trae.

Pincelamos con huevo batido, al que añadiremos un chorrin de leche o agua para que nos sea más sencillo deslizar la brocha por la superficie del hojaldre.

Colocamos sobre el hojaldre lonchas de pechuga de pavo, repartimos el queso rallado sobre él. Dejaremos 1/2 cm. en todo el perímetro sin relleno.

Ahora y con mucho cuidado, cubrimos con la otra lámina de hojaldre, haciendo coincidir sobre todo los bordes que deben quedar justo uno sobre otro, para que el huevo haga de pegamento.
hacemos presión en los bordes para sellar mejor las dos láminas de hojaldre, procurando no tocar y hacer presión sobre el filo. Si se oprime o aplasta el borde, impedimos que todas esas láminas características del hojaldre se pierdan .

Si no somos rápidos al hacer todo este paso, lo probable es que el hojaldre se caliente, si esto ocurre, meteremos en frigo un rato para que el hojaldre se enfríe.

Para cortar los palitos o trocear el hojaldre, lo más sencillo y cómodo es utilizar un cortador de pizza.
Nos permite hacer un corte limpio y preciso, son que nuestra masa de hojaldre sufra.

Cortamos los palitos del tamaño que nos guste. Normalmente utilizo una regla para marcar, la horizontal y la vertical en la lámina entera de hojaldre, de esa manera consigo que los palitos salgan, más o menos del mismo tamaño.

Una vez cortados los palitos, los volvemos a pincelar con huevo batido, sin pasarnos, simplemente queremos dar brillo a nuestros Snack y que se fijen las almendras laminadas y el queso rallado que pondremos en la superficie.

Un factor importante es pincelar también la parte donde hemos realizado el corte, así evitamos que que queso al fundir con el calor del horno, no se salga del interior del hojaldre.


Vamos depositando los palitos sobre una bandeja de horno, que previamente habremos cubierto con el papel satinado que trae la plancha de hojaldre que hemos puesto arriba.

Horneamos 20 minutos a 200º. Si vemos que se dora en exceso, cubrimos con un trozo de papel de aluminio 5 minutos antes de terminar el horneado.

Como probablemente tengamos que hacer dos hornadas, mantendremos en la nevera la segunda tanda, ya sabemos que al llevar mucha mantequilla el hojaldre se calienta con mucha rapidez y es una masa que debemos mantener fría el mayor tiempo posible.



Espero que os gusten mis Hojaldres rellenos.
Hay multidud de rellenos diferentes, paté, chorizo, chistorra, jamón, etc..., y un montón de formas diferente para preparar una buena y surtida bandeja de hojaldres rellenos.

Esta será mi última receta de este mes de Agosto, me voy unos días a la playa, desconexión total en buena compañía.

Feliz fin de verano, os espero el 1 de Septiembre con el Proyecto RECICLANDO SABORES

17 de agosto de 2015

Tomates rellenos de tartar de pepino


Dada la época del año en la que estamos y que me sigue apeteciendo comer ensaladas y cosas frescas, os traigo una receta que queda lejos de ser novedosa , pero que considero muy versátil y que admite las variaciones que nuestro gusto personal y nuestra imaginación nos permita.

Hace unos días viendo un programa de Canal Cocina dedicado a la Dieta Mediterranea, vi una receta que me gusto desde el primer momento, TOMATE VERDE CON OLIVADA DE ACEITUNA MANZANILLA.

El primer problema, fue encontrar en mi barrio tomate verde valenciano, pero en fin rebuscando por la nevera encontré ingredientes que bajo mi humilde opinión maridan bien para preparar mi versión particular de tomates rellenos, que además es una combinación de alimentos apta para mi dieta.

Os dejo mi receta y el enlace para  ver la de Ana Jimenez, receta que no descarto para hacerla tal cual, tiene una pinta estupenda. Esta Chef, tiene una Estrella Michelin, os recomiendo ver sus recetas que son espectaculares.


INGREDIENTES
4 Tomates
1/2 pepino
1 cebolleta roja
10 boquerones en vinagre
2 cucharadas de mayonesa
1 rebanada de pan del día anterior
Aceite de Oliva Virgen Extra
Vinagre de Jerez
sal
1 diente de ajo
pizca de pimentón dulce
Lechuga
Maíz


PREPARACIÓN

Pelamos los tomates, podemos hacerlo con un pelador, con un cuchillo de sierra o bien escaldando los tomates en agua hirviendo. Yo veo más práctico retirar la piel con un pelador de tomates.

Una vez que tenemos los tomates pelados, retiramos la parte dura que va unida a la rama.
Vaciamos los tomates con ayuda de un cuchillo y un sacabolas. Pasamos la punta del cuchillo por el perímetro interior del tomate y después con un sacabolas nos resultará muy fácil retirar la pulpa del tomate que reservaremos en un recipiente.
Colocamos los tomates boca abajo sobre un papel absorbente y dejamos que escurran todo el de agua que le queda dentro.

Mientras, pelamos el pepino y troceamos en cachitos muy pequeños, como si fuera un tartar.
Preparamos del mismo modo la cebolleta y los boquerones en vinagre, aunque se pueden sustituir por atún en aceite escurrido, sardinas en aceite, caballa, anchoas, etc.....

Mezclamos todo en un recipiente y le ponemos 2 cucharadas de mayonesa.

Secamos un poco los tomates por dentro con papel de cocina y rellenamos con el tartar que tenemos reservado.

Con la pulpa del tomate, preparamos un salmorejo.
Trituramos la pulpa de los tomates, una rebanada de pan, el diente de ajo, sal al gusto, AOVE, vinagre de Jerez y  pimentón dulce.

Tamizamos y reservamos los tomates y el salmorejo en el frigo.

EMPLATADO

Ponemos en el plato como base, lechuga en juliana , sobre la lechuga colocamos el tomate con la abertura hacia abajo.

Vertemos sobre cada tomate un poco de salmorejo, adornamos con granos de maíz y decoramos con un boquerón en vinagre.

Aliñamos la lechuga, en el momento de servir con un poco de sal y un chorrito de Aceite de Oliva virgen Extra.

10 de agosto de 2015

Pastel de Cus Cus de Brócoli


Este verano  creo que todos tenemos un fin común, que es no utilizar el horno convencional bajo ningún concepto.

Por otra parte y esta ya no se si es de fin mayoritario, es no consumir comidas con gran carga calórica, ligeras y frescas.

Con esta receta he conseguido, las dos cosas, no utilizar el horno y preparar una comida fresca, sana y en la versión sin fritura, muy baja en calorías y apta para la Dieta Disociada.

La presento en dos versiones, una tipo tapa o aperitivo y la otra como plato único, con ensalada y espárragos de lata como guarnición, aderezado con una salsa rica salsa de yogur y mostaza de pimienta verde.

Espero que os guste, a mi me encantado, opiniones de otros comensales no puedo ofreceros, en mi casa ven algo verde o novedoso en el plato y huyen despavoridos de la mesa, además de mirarme con cara de...................... te vas a comer eso?, pues sí, me lo como y además lo disfruto.

Admite variaciones al gusto de cada uno, con atún en conserva seguro que está igual de rico, ya sabemos que en la variación está el gusto y en cocina cada cual adapta las recetas a sus gustos personales.


INGREDIENTES
1 ramo de brócoli
1 cebolla morada
6 champiñones en conserva
2 lonchas de fiambre de pavo
50 gr. de queso curado rallado
1 trozo de rama de apio
1 diente de ajo
Albahaca y jengibre deshidratado
sal
1 clara de huevo
2 cucharadas de yogur bifidus natural
Salsa de yogur y mostaza
2 cucharadas de yogur bifidus natural 0%
1 cucharadita de Mostaza Poivre Vert ( Maille )
1 cucharadita de miel
sal


PREPARACIÓN

Separamos las flores del brócoli, y una por una las rallamos con un rallador de corte grueso.
De esta manera separamos las flores del tallo y conseguimos una especia de cus - cus de brócoli.
En un cazo ponemos agua con sal a hervir y escaldamos el cus - cus de brócoli un minuto, colamos y reservamos en el escurridor para que se seque bien.

Mientras preparamos el resto de los ingredientes.

Picamos la cebolla en trocitos pequeños, junto con el diente de ajo machacado, colocamos todo en un recipiente  ( apto para microondas) con unas gotas de aceite , cubrimos con film transparente y cocinamos en el micro dos minutos, sacamos y reservamos.

Picamos los champiñones, las lonchas de fiambre de pavo, el apio y el diente ajo, todo bien troceado en cachitos pequeños.

Rallamos el trozo de queso

Mezclamos todo lo que acabamos de preparar en un recipiente, mezclamos con una espátula y añadimos la albahaca, el jengibre, la clara de huevo batida y dos cucharadas de yogur. Yo utilicé el yogur que normalmente consumo, pero cualquier variedad de yogur natural sin azúcar vale.

Tapamos el recipiente con la mezcla con film transparente y dejamos en reposo en el frigo 1 hora más o menos.

Pasado este tiempo, disponemos la mezcla en flaneras o recipientes de silicona, volvemos a utilizar film para tapar completamente cada flanera y cocinamos en el micro durante 2 minutos.

Dejamos en reposo tapados, hasta que se enfríen por completo.

Salsa de yogur y mostaza
Mezclamos todos los ingredientes en un recipiente , batidos con unas varillas manuales y reservamos en el frigo.



Ahora hay dos opciones.
Desmoldamos los pasteles, que ya tendremos fríos.

Una opción, es hacer pastelitos pequeños ( 1ª foto), pasarlos por la yema que nos ha sobrado y por pan rallado, para freírlos en abundante aceite caliente. Los serviremos a modo de tapa o aperitivo.

Otra opción, más sana y menos calórica, es servir los pasteles tal cual, acompañados con una ensalada y espárragos blancos, aderezados con una rica salsa de yogur.


NOTAS
Los moldes de silicona, nos permiten desmoldar fácilmente los pasteles, sin necesidad de engrasar el interior.

Para los pasteles pequeños , el tiempo de micro es de 2 minutos y para los de ración ( tamaño flanera individual) un poco más grandes 2 1/2 minutos. Con el reposo posterior se terminan de cuajar.