9 de febrero de 2016

Pastas de frutos secos sin horno


El mes pasado Carmen ( Tia Alia Recetas ), organizó una comida para bloguers en las instalaciones TheSingularKitchen. Una reunión en las que los que dirigimos un blog, nos reencontramos con amigos y conocemos a personas que sigues y conoces por su blog, pero que al final gracias a estas KDD, conoces en persona.

Después de la comida, Yolanda nos agasajo con unas delicadas Mini florentinas, para acompañar el café. Lejos de copiar sus riquísimas galletas, pero basándome en su receta, he creado mi versión particular de estas galletitas conocidas en todo el mundo.

Pese a que todas las recetas de Galletas Florentinas que he visto, van horneadas, las de Yolanda llamaron mi atención precisamente por no necesitar horno .

El resultado una galleta jugosa, blandita, pero con un gran sabor a frutos secos, con el toque de la naranja confitada que le aporta un grado de acidez y cierto punto amargo, que las hacen una delicia para el paladar.

Las amigas de mi padre al menos quedaron encantadas cuando las invito a tomar café y como sorpresa llevo una bandeja de mis Pastas de frutos secos, tanto les gustaron que les tuve que dar la receta antes de ser publicada en el blog.

Si eres de celebrar San Valentín y quieres dar una agradable y dulce sorpresa a tú pareja, estas Pastas son la elección perfecta. Rápidas de hacer, puedes adaptarlas a los frutos secos que más te gusten, si no tienes naranja confitada una buena opción es utilizar pasas, arándanos secos, higos, dátiles, etc...



INGREDIENTES
90 gr. de Azúcar blanco
90 gr. de Azúcar de caña
50 gr- de mantequilla
50 gr. nata líquida
60 gr. de nuez
60 gr. de avellana tostada
4 rodajas de naranja confitada ( receta AQUÍ )
1/4 de cucharadita de bicarbonato
50 gr. de chocolate negro
50 gr. de chocolate con leche


PREPARACIÓN

Ponemos un cazo al fuego con los dos azúcares, la mantequilla y la nata, calentamos sin dejar de remover, hasta que el azúcar esté completamente disuelto.

Retiramos del fuego y añadimos el bicarbonato. Mezclamos bien y dejamos en reposo.

Mientras picamos las nueces y las avellanas.
Podemos hacerlo de varias maneras.
Una es a cuchillo, sobre una tabla ponemos los frutos secos y con paciencia, picamos en trocitos lo más pequeños que podamos las nueces y avellanas.

Otra en una picadora o procesador de alimentos. Con estos aparatos hay que tener cuidado de que no se nos pique en exceso y tengamos harina en lugar de cachitos de frutos secos.

La tercera. Ponemos los frutos secos dentro de una bolsa y damos golpes con un rodillo.

Yo lo hice con una picadora eléctrica, en una velocidad baja y por separado. Primero nueces y luego avellanas, ya que tienen distinta dureza.

Troceamos también la naranja confitada, esta vez a cuchillo y en trocitos muy pequeños.

Mezclamos, frutos secos y naranja confitada con la crema de mantequilla y azúcar.


Con la pasta que resulta de mezclarlo todo.

En una bandeja colocamos un papel de hornear. Hacemos pequeños montoncitos con la pasta, aplastamos con el dorso de una cuchara y metemos al frigo hasta que endurezcan.

Fundimos el chocolate negro en el microondas, en tiempos de 20 segundos cada vez, hasta que derrita el chocolate.

Como ya tenemos las pastas frías y consistentes, las desprendemos del papel y pintamos la base con el chocolate fundido y volvemos a colocar la pasta en el mismo hueco que ocupaba en el papel.

Una vez pintadas de chocolate todas las pastas, volvemos a meter la bandeja en la nevera para que endurezca en chocolate.

Para terminar de decorar las pastas. Fundimos chocolate con leche ( de la misma manera que el negro) y con una cuchara vertemos el chocolate sobre las pastas en forma de hilo.

Dejamos enfriar de nuevo y listas unas ricas y sencillas pastas para acompañar el café.

4 de febrero de 2016

Alcachofa rellena con emulsión de huevo a baja temperatura


Estamos en plena temporada de Invierno´16 del Recetario Mañoso.

Tenemos 3 meses para ofrecer recetas con un producto estrella en la gastronomía universal, el HUEVO.

Como alimento principal los chicos del mañoso nos invitan a cocinar con huevos. Un producto económico, fácil de encontrar en cualquier supermercado y si tienes suerte de tener una granja cerca de casa, ya sabes no dejes pasar la oportunidad de consumir unos huevos llenos de sabor y color.

Como alimentos secundarios, pero no por ello menos importantes, la rica alcachofa y las pecaminosa manzana.

Mi aportación en esta ocasión lleva dos de ellos en su preparación, huevo y alcachofa.
Que nos ves el huevo en la presentación?. Va arropado dentro del corazón de la alcachofa.

Te cuento la receta para que salgas de dudas. Parece largo y complicado, pero si tienes paciencia y lees hasta el final, verás que es sencillo y más rápido de lo que parece.


INGREDIENTES
1 kg. de alcachofas
2 huevos calibre L ( temperatura ambiente)
Tiras de jamón serrano.
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal.


PREPARACIÓN

El primer paso?, cocer las alcachofas.

Desde hace tiempo descubrí una manera diferente de cocer la alcachofa, te lo cuento y lo pruebas, yo desde entonces siempre las cocino así y la diferencia en sabor y textura se nota y mucho respecto a la manera convencional.

En una cacerola grande ponemos las alcachofas ( según las traemos del mercado) enteras, únicamente cortamos un poco los tallos para nos ocupen menos espacio en la olla.

Cubrimos con agua y un poco sal. Ponemos la cacerola al fuego y cocemos las alcachofas hasta que estén tiernas. Pinchamos la parte más gruesa con una brocheta de madera y si entra con facilidad ya las tenemos cocidas.

Sacamos las alcachofas del agua de cocción sobre un escurridor y dejamos que se enfríen.
Cuando estén templadas y no nos quememos los dedos, procedemos a limpiar las alcachofas.

Ahora ya lo haremos como siempre, retiramos las hojas duras hasta llegar al corazón de la flor.
Cortamos la punta que nos queda de hoja dura y ya tenemos unos corazones de alcachofa, tiernos y llenos de sabor. Podemos tornear un poco la base y cortar el tallo para que asienten bien el plato.
Vamos colocando los corazones de alcachofa boca abajo sobre un papel absorbente.

Preparamos los huevos a baja temperatura para hacer la emulsión del relleno.


Para este paso debo reconocer que he utilizado un procesador de alimentos ( Thermomix).

Pero si no disponemos de un aparato de este tipo, en una olla y al fuego, con ayuda de un termómetro de cocina, para controlar continuamente la temperatura y que no suba de 60º, también se pueden cocinar. A no ser que dispongas de un roner en casa, aparato que facilita mucho la tarea.

Bien usaremos Thermomix.

Llenamos el vaso con agua caliente ( del grifo) hasta un poco menos de la marca de 2 litros.
Programamos: 10 minutos, temperatura 60º, velocidad 1 y 1/2

Pasado el tiempo, introducimos el cestillo con los huevos dentro, colocamos el cubilete.
Programamos : 60 minutos, temperatura 60º, velocidad 1 y 1/2




Mientras, en el tiempo de cocción de los huevos a baja temperatura.

Con una cucharilla, abrimos un poco el centro de los corazones de alcachofa. Ponemos en el interior una fina tira de jamón serrano, cubriendo el perímetro interior de la alcachofa.

En aceite caliente, freímos los corazones de alcachofa, hasta que estén crujientes. Dejamos en reposo sobre papel de cocina  ( boca abajo) para que suelten el exceso de grasa.

Ya ha pasado la horita de cocción de los huevos.

Sacamos el cestillo del vaso y recuperamos los huevos ( no queman).

Cascamos los huevos en un recipiente para batir. Respecto a los huevos, veremos que la yema está líquida y la clara cuajada con un punto cremoso que solo se consigue con la cocción a baja temperatura.

Ya tenemos los huevos en el vaso, añadimos sal y un chorro de Aceite de Oliva Virgen Extra. Batimos con unas varillas eléctricas, conseguiremos una emulsión de huevo, no demasiado espesa, pero si con cierta consistencia.

Rellenamos los huecos del corazón de las alcachofas con la emulsión de huevo.
Flambeamos la superficie con un soplete de cocina y decoramos con tiras de jamón que habremos frito previamente.

Sencillamente espectaculares, no tengo palabras para deciros lo ricas que están las alcachofas, como tapa, plato principal o sencillamente como guarnición de cualquier carne.


1 de febrero de 2016

Tronco de brócoli encurtido



Hoy más que reciclaje, vamos a aprovechar algo que normalmente tiramos a la basura.

Me encanta el brócoli, pero la verdad es que nunca se había ocurrido a provechar el tronco de esos preciosos ramilletes de brócoli.

El año pasado en temporada de cerezas, el Consejo Regulador de Picota del Jerte, me invitó a una masterclas relativa a la cereza del Valle del Jerte.

El encargado de impartir la demostración fué el chef Julio Velandrino concursante de la última edición del concurso Top Chef.
Bien después de la masterclas con cerezas, hablando el Julio, nos comento que él encurtía los troncos de brócoli, cosa que ya me llamo la atención, porque siempre he pensado que del brócoli se tira más que se come.

Evidentemente preguntamos la receta del encurtido y nos dijo que agua y sal y dejar en maceración.

He de confesar que hice la prueba y el resultado no me gustó nada, vamos que al final todo fue a la basura, pero me quedó la cosilla de intentarlo con otra receta de encurtido que me convenciera más.

Tiempo más tarde en un programa de Canal Cocina, Gordon Ramsey enseño como encurtir apio para utilizarlo en ensaladas.

Apio, tronco de brócoli, el mismo Gondon dijo en programa que la receta era la misma para encurtir cualquier hortaliza o verdura.

Este mes para os traigo una receta de aprovechamiento de Tronco de bróloci encurtido. Yo lo uso para añadir a las ensaladas, solo como cualquier encurtido ( pepinillos, cebolletas, etc.) o para tomar como acompañamiento de cualquier plato de legumbre.


INGREDIENTES
2 troncos de brócoli
100 ml. de agua
2 cucharaditas de azúcar
12 granos de pimienta negra
5 granos de cilantro
1 trocito de jengibre fresco
sal
50 ml. de vinagre de vino blanco

PREPARACIÓN
Limpiamos los troncos de brócoli.
Retiramos la parte exterior, con un cuchillo vamos retirando la parte externa de los troncos, hasta deja solo el centro del tronco, que es la parte más tierna.
Troceamos en rodajas y las introducimos en un tarro de cristal esterilizado. Reservamos.
Líquido del encurtido
Ponemos un cazo al fuego con agua, azúcar, jengibre y los granos de pimienta y cilantro.
Llevamos a ebullición, dejamos cocer 5 minutos.
Añadimos sal al gusto y el vinagre. Mezclamos, dejamos que vuelva a hervir e inmediatamente volcamos la mezcla sobre las rojadas de tronco de brócoli que tenemos dispuestas en el tarro de cristal.
Ponemos la tapa al tarro y lo volteamos varias veces para que se reparta bien el líquido entre las rodajas de tronco.

Dejamos enfriar con el tarro cerrado.


En Thermofan, Marisa tenía una poca sepia congelada y algo de caldo de pescado también congelado, las dos cosas por separado no daban para mucho, pero juntas en un mismo plato han dado como resultado un reconfortante plato de Fideos con sepia en salsa


Como cada mes con la herramienta Inlinkz ( icono azul), podéis colgar vuestras recetas de reciclaje.
Os esperamos de 1 al 15 de febrero.